Plan de Comunicación

Las empresas están cambiando su manera de darse a conocer y en todos los cambios que surgen en el día a día hay algo que sigue siendo imprescindible: comunicar.

La comunicación es la herramienta que permite hacer llegar los mensajes a la sociedad y de ahí, la importancia de llevarla de manera correcta en las organizaciones como un canal por el que entender y responder las expectativas del público objetivo y conseguir ser más eficientes y tener mayor presencia en el mercado.

A través de un Plan de Comunicación para tu empresa buscamos obtener una herramienta accesible y que permita tener una continua retroalimentación. Es decir, que no se trata de un documento limitado, sino que pretende potenciar tu valor y tu filosofía.

Los puntos clave a trabajar en el plan de comunicación de tu empresa deben ser:

Análisis y diagnóstico.

Debemos tener una imagen cercana a la realidad, a cómo te percibe tu público. Y para ello hemos de investigar y analizar tus puntos fuertes y débiles, las oportunidades y amenazas de la empresa.

Es un aspecto básico, quizá uno de los más importantes de cualquier plan.

Objetivos.

Los objetivos deben ser SMART: Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y acotados en el Tiempo. Si no los definimos bien y somos realistas, las acciones que realices no te llevarán a conseguirlos.

Asimismo, deben tener características cuantitativas y cualitativas. Es decir, que sean medibles y que respondan a las necesidades de imagen y posicionamiento de tu empresa y es recomendable definir una acción por cada objetivo. Tener demasiados objetivos podría retrasar que se consiga algunos de ellos. Es importante que priorizar y que escoger 4 o 5 objetivos para tu plan de comunicación.

Target.

Es necesario conocer a tu público objetivo: necesidades, intereses o limitaciones. La  definición del cliente ideal ayudará a entender las características concretas del target y radiografiar cada grupo para poder integrarles de un modo diferenciado en la estrategia y objetivos.

Mensajes.

Los mensajes que queremos transmitir deben estar modulados en tiempo y forma, y adaptarlos a cada perfil de público. Para ello, el mensaje debe ser:

  • Claro y conciso.
  • Lenguaje y tono adaptado a tu público objetivo.
  • Sin faltas gramaticales ni errores ortográficos.

Presupuesto.

Es fundamental establecer un presupuesto de acuerdo a los recursos que se utilizarán en el plan de comunicación. Cada acción implica una cantidad económica.

Antes de desarrollar la estrategia a seguir en el plan de comunicación hay tener en cuenta los recursos disponibles.

Medios y canales.

Hay que determinar los medios y los canales de comunicación más adecuados para llegar al target elegido con el presupuesto disponible y sin olvidar los objetivos y la estrategia trazados.

Calendarización.

Es importante también establecer un cronograma en el que se indiquen las fechas en las que se van a iniciar las acciones elegidas, y también cuánto van a durar. Esto dependerá directamente del presupuesto que se tenga previsto.

Medición de resultados.

Todas las acciones definidas en el plan de comunicación se deben medir y analizar su rendimiento para ajustar las estrategias.

Con periodicidad se debe realizar una evaluación completa del desarrollo del plan que permita conocer los objetivos alcanzados e introducir las mejoras necesarias para seguir alcanzando otros.

Beneficios de tener un buen plan de comunicación

  • Permite actuar sobre datos medidos y no improvisados.
  • Fortalece la imagen de marca de la empresa desde dentro hacia fuera.
  • Aporta mejores resultados al medir todas las acciones y optimiza la estrategia de comunicación.
  • Ayuda a tener claros los objetivos en todo momento.
  • Aumentar la fidelización hacia la marca con el mensaje adecuado.
  • Ayuda a conocer qué recursos son necesarios para cada acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia en nuestra web. Puedes leer mas en Política de Cookies